Mamá feliz

He tenido varios meses para asimilar ideas, para entender que mi capacidad de razonamiento no comprende ciertas cosas. Me he dado cuenta que para que las cosas pasen, debes estar preparada para que no pasen también.
Me he dado cuenta de que hay demasiadas cosas efímeras, demasiada velocidad en el tiempo, en los días, y sobretodo en las semanas.
En estas 20 semanas de embarazo me ha dado tiempo de descubrir que no quiero saber nada. Cinco meses que no sé donde han quedado…  porque a mi el tiempo me ha pasado volando, ya me queda menos de la mitad y tengo una idea muy clara, quiero, simplemente, descubrir esto de la maternidad, el embarazo, a mi ritmo.
Cada mujer, cada embarazo, cada pareja y cada circunstancia es diferente y especial.
He tenido la suerte de tener un primer trimestre con pocas nauseas y pocos vómitos (puedo contarlos con los dedos de una mano) y soy consciente de mi intensidad diaria, y que, posiblemente ha hecho que mi toma de consciencia sea diferente a la de otras personas.
El segundo trimestre está siendo un periodo de asimilación, soy consciente de que mi agilidad, mi actividad y mis limitaciones están cambiando. Llevo otro ritmo, pero llevo ritmo, que para mi es lo importante.
He escuchado muchas experiencias, y hay personas que cuentan sus penas de una manera muy divertida, dando toques de humor muy cínicos e irónicos,  que me encantan! hay otras que han vivido el embarazo como una enfermedad, y hay personas que por leerse 5 libros de maternidad y crianza, son las mejores madres del mundo, y por no sentirte burbujitas en el estómago como ellas… no estas disfrutando del embarazo, incluso puede que cuestionen tu ilusión…
me he planteado 7 propósitos, que os voy a enumerar y que sé que ampliaré a medida que pase el tiempo, y posiblemente modificaré. Pero de momento, estos son mis objetivos, mis propósitos o mi pequeño manifiesto de madre primeriza, autónoma y feliz!!
  1. No sé si daré pecho, ni siquiera sé si podré. No sé si mi bebe tolerará los potitos o los preferirá antes del puré de frutas casero.
  2. No sé cómo voy a compaginar mi vida laboral y mi vida familiar. No sé si la conciliación existe o es un mito que nos viene impuesto por el hecho de ser mujeres y emprendedoras. Igual me resulta fácil, o igual cada día me tiro de los pelos porque vivo en una selva… no tengo ni idea!
  3. No sé si seré capaz de dejarlo llorar, ni sé si seré capaz de tenerlo en brazos mientras llora y no sé que le pasa.
  4. No sé si seré una buena madre, sé que haré lo que mis impulsos me guíen, lo que mi cuerpo me pida, lo que mi intuición dicte.
  5. No sé si las personas de mi alrededor respetaran mis decisiones, sé que en el momento que tome una, la voy a llevar por bandera, y seré consecuente con ello.
  6. No sé cómo afectará a mi vida en pareja, solo sé que tengo a la persona correcta en el lado correcto.
  7. No sé si me funcionará el colecho o aprenderá a dormir en su habitación. Si seré de las flojas que los dejan meterse en la cama. Si seré mala y lo dejaré lloriquear en su cama porque no quiere estar en ella.
Y sinceramente, tampoco me preocupa
Esta vida es un aprendizaje continuo. Y cuando hay en juego una vida ajena pero que se ha formado dentro de ti, vas a i tentar hacerlo todo de corazón. ♥
Descubriendo, viviendo la intensidad de cada avance. Me gustan los consejos, y suelo aplicarlos si me resultan de interés o prácticos, pero odio las normas fundadas en experiencias aisladas, en experiencias personales, en verdades absolutas.
No quiero juzgar a nadie, cada una vive su maternidad como puede, que a veces no siempre es como quieren. Hay muchos tipos de personas, y hay muchos tipos de embarazos, de sentimientos y de madres. Ninguna mejor que otra.
Me encantaría tener tiempo para recorrer mil tiendas y empezar a hacer compras y listas, pero mi tiempo lo invierto en otras cosas.
Me gustaría ir por la mañana a las visitas de la ginecóloga, y después quedar con una amiga e ir a almorzar. Pero tengo un negocio. Y las horas se reducen, y son las que son! Y me conformo, y soy feliz. Y intento disfrutar de otros momentos. Sentarme en el sofá después de un día de trabajo y volver a tener esa consciencia de que soy una olla express que dentro de mi se está formando vida.
¿Soy lo peor? Simplemente soy así, soy yo.
No sé ni que necesito para el bebé, estoy más verde que una lechuga en este tema. Sé que tengo que ir a casa de mis cuñados y mirar todo lo que me dejan. Porque es cuestión de ser práctica, y a mí siempre me ha gustado heredar, y más, si son cosas con historia.
No sé que carro llevaré, ni sé ni siquiera lo que valen. No sé nada de maternidad, sé cómo soy yo y como está mi cuerpo.
No sé si mi hijo llevará solo ropa azul con blondas o si me dará grima. No sé si los abuelos se asustaran al verlo porque va vestido de mil colores. No lo sé, ni quiero saberlo. Y para que las ojipláticas no se asusten, si, ya hemos comprado alguna cosa, algún body que nos ha hecho gracia, algún peluche bonito, vamos a ser padres, y lo sabemos. Pero sin agobios, disfrutando del proceso.
Quiero descubrir, disfrutar y no padecer. Que la vida es mucho más fácil y mucho más intensa como para preocuparse o plantearme temas que ahora no son su momento. Cada cosa a su debido tiempo, y el tiempo, por suerte en este caso… lo marco yo!
Queridas madres, sois la leche! Lo mejor que tiene vuestro hijo, vuestra hija! Y si, lo estáis haciendo bien, aunque estéis haciendo todo lo contrario que marcaba ese libro sobre maternidad que leísteis. Aquí lo importante, es ser feliz y regalar mucha felicidad.

♥Mama feliz, embarazo feliz y bebe feliz ♥

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s